Datos personales

Mi foto
Me gusta escribir, y a veces es la única forma que tengo de descargarme. No necesito un consejo, solo un buen oido.

Seguime en Instagram

Instagram

lunes, 16 de marzo de 2015

# 17

Unos escalofríos y un pequeño dolor de cabeza se apoderan de mi.

Miedo, eso que sentís cuando no logras obtener seguridad de ningún lado, ni siquiera conociéndote tan bien como la palma de tu propia mano. El miedo te posee , te envuelve y te hace creer realmente que todo puede salir de la peor forma, sin dejarte evaluar la realidad y las chances ni un solo segundo. Miedo.

Entonces... Si eso es el miedo, eso es lo que siento. Terror, agonía, no poder respirar, estar entre la espada y la pared.


Miedo ¿De qué? De no cumplir las expectativas. De no lograr generar eso en vos que en algún momento consiguió provocar que me observes con esa mirada perdida en mis ojos, unas caricias dulces al amanecer, una alegría de reencuentro.

Seamos directos. Miedo a que no me quieras amar. No, nunca más.

Terror de nuevo, llanto, pierdo el pulso, la respiración ¿Que me está pasando? ¡Que alguien me diga que esta pasando! Una mano auxiliadora, un buen oído que pueda tolerar el llanto, un consejo que sea lindo, una certeza. Nadie salvo vos. Solo vos. Si, vos.


Por un momento tuve la tonta ilusión de que todo permanecía intacto. Que tanto vos como yo nos encontrábamos en la misma situación. Lo exterior no dice nada nuestro, solo nosotros y nuestros roces saben de que estoy hablando. Nuestros... ¿Compartidos?

Despejar la mente, ser clara, ser honesta. Es lo único que me queda por hacer. Y estar preparada, para lo bueno y lo malo, para lo alegre y para lo doloroso, para la sonrisa o el llanto. Preparada... ¿Como estar preparada si aún espero levantarme un día con una declaración de amor, con un desayuno en la cama, con un beso en el hombro?

Creí ser libre, ser bella, ser aceptada, ser algo que alguien más podría llegar a desear y amar tanto como vos a mi. Hasta que entendí que nunca se trató de eso, sino de que algún día, capaz, yo conociera a aquel que hiciese nacer los mismos sentimientos de amor compulsivo, loco, dulce que vos generas en cada uno de tus besos. Largos y cortos. Húmedos y secos. Virtuales o reales. Besos en fin, esos inigualables ¡Qué tonto! ¿No? Si nadie lo hizo hasta ahora, si sigo cayendo en la mismísima (y tan hermosa) red con la que me atrapas, con la que me envolves una y otra vez con una sola mirada, con una sola preocupación ¡Hasta en el más mínimo gesto! Se destroza y se vuelve a rehacer mi corazón. Se paraliza, se acelera y todo al mismo tiempo ¿Por qué? ¿POR QUÉ?

¿Todavía seguís preguntándote el por qué? Mira, mira adentro un poco más. Ese flash de recuerdos y amor, eso que nunca nadie más te dio. Todo eso es la razón, la razón del amor, la razón por la que te amo.



"What if you should decide that you don't want me there by your side?, that you don't want me there in your life?"

No hay comentarios:

Publicar un comentario