Datos personales

Mi foto
Me gusta escribir, y a veces es la única forma que tengo de descargarme. No necesito un consejo, solo un buen oido.

Seguime en Instagram

Instagram

miércoles, 28 de enero de 2015

# 16

¿Quién diría que me iba a volver a encontrar en esta posición, llorisqueando por lo que no es, por lo que fue, por lo que se perdió?

Me despierto un poco atontada, creyendo que puedo ir por el mundo teniendo a quien quiera cuando quiera, pero como siempre cuando termina el día soy (¿Cuándo no?) el ultimo orejón del tarro. Despampanante, frente en alto, seguridad y luego decepción. Solo ves una chica en frente al espejo dándose lastima, viendo como se le caen las lagrimas de los ojos sin poder retenerlas. Se golpea, se mira con bronca mientras llora, cada vez,  con más fuerza. La cara colorada, los ojos hinchados y esa sensación de no poder respirar de la angustia que te atraviesa la garganta. “¿Podrías dejar de actuar como una estúpida? ¡Admití que te lo buscaste, vos sos la idiota!” y eso es lo único que retumba en la cabeza. Estúpida. Si ¡¿Es que todavía cabe duda de que estas triste por algo que ni siquiera es tuyo?!

No puedo evitar esa cara de disgusto, mirarme a los ojos tristes y ver que esa cara no es solo de tristeza si no de bronca ¿Cómo pude ser tan estúpida de encariñarme en lo que sé que no me tengo que encariñar? El juego del amor otra vez me hizo caer en este pozo que hace mucho no sufría.


¿Qué más puedo hacer? Solo tengo que cruzar los brazos y ver como todo avanza con felicidad sin mí.  Porque sos feliz así, exactamente, sin mí. Tu libertad y la mía. Más bien la mía y la tuya… horrible. Será hora de borrar todos esos roces, todos esos besos y sonrisas porque ¿Quién soy yo para cortarte las alas, amor? Extendelas, otra vez. A fin de cuentas creo que tu felicidad es más importante que la mía. Extendelas, así mismo, sin mí. Que alguien más te enseñe este hermoso juego de volar con quien queres, con quien amas. Mi turno ya paso, caimos en el piso y no quisiste volverlo a intentar. ¿Quién te culpa, amor? Si con esa sonrisa, cuantas personas más te habrán invitado a volar durante el nuestro. Y como no aceptar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario